Mi yo de antes y mi yo de ahora

Entre mi yo de antes del diagnóstico de EM y mi yo de ahora, hay un abismo.

Antes del diagnóstico de mi Amiga Esclerosis Múltiple existió una infancia maravillosa. No tenía grandes lujos, tampoco los necesitaba. Tenía lo suficiente para ser la niña más afortunada del mundo: una gran familia y salud.

Mi hermano, era y es, el que siempre va de mi mano, siempre ayudándome, apoyándome, comprendiendome, compartiendo, siempre en mi mente… Mil gracias Brother. Eres mi gran bastón desde que apareciese en mi vida cuando tenía 3 añitos.

Mi madre, mis piernas, siempre con una sonrisa y preocupada por sus retoños. Una guerrera que me enseñó a luchar, a darme herramientas para combatir, y levantarme cada vez que me caía. Una gran maestra, educadora, con grandes valores y principios y, ante todo, un modelo a seguir.

A partir de los 15 años, mi presente cambió. Mi prioridades de vida se vieron acompañadas de un mundo nuevo que yo misma elegí. Elegí por una cosa o por otra, qué más da, ya está hecho. Evidentemente, mi elección siempre fue puesta en duda por mis padres, cosa que es comprensible, buscaron mi seguridad.

Empezó mi etapa de trabajadora, mi elección. Muy joven. Aportaba lo posible a mi madre y mantenía mis facturas y mi casa de emancipada. Me sentía realizada estudiando ciertas horas del día, y trabajando otras. Suena bonito y valiente leerlo, pero la verdad es que no siempre lo conseguía. Mis estudios eran lentos y pesados. Poca motivación.

Me centré mucho en mi trabajo, al que fui cada mañana durante más de 15 años. Dediqué 20 horas diarias dando el 100 por 100, física y mentalmente. Siempre feliz, me sentía afortunada y querida por una persona (mi jefa) que me apoyaba como trabajadora, como persona y… ¿Cómo hija adoptiva? Qué  suerte que Dios me la puso en mi camino. Aprendí una profesión preciosa, que a día de hoy, sigo adorando. ¿Pero de verdad crees que una persona que no te ha parido y con su propia familia puede darte y/o enseñarte todo lo que necesitas en esta vida? Pues no. Después de muchos años, mis augurios se hacen realidad. La familia es lo primero, y por mucho que te quieran… business is business. El tiempo pasa y envejecemos, también los sabios y adinerados. Las preferencias cambiaron y la motivación para/por mi puesto, envejeció y se arrugó también junto a mi modelo laboral, la que me dio y enseñó a cambio de dar mi vida por su empresa. A día de hoy, sigo queriéndola mucho, tengo mucho que agradecerle, ambas ganamos en nuestra relación.

Te cuento esto, ya que para mi la clave es el “estrés“.  No soy doctora, cosa que me encantaría, pero sí soy paciente de Esclerosis Múltiple, y desde mi experiencia personal, fue mi gran enemigo psicológico, también para mi Sistema Nervioso Central (SNC).

Debido a mis nervios, estrés, mis dos hijos y mi marido, decidí salir de mi vida laboral estable. Monté mi pequeña empresa con mucho esfuerzo y entusiasmo, pero la salida de mi anterior trabajo, me costó mucho. Me puse muy triste, muchísimo y no entendía la razón. Se me grabó a fuego un email que me mandó mi último jefe: “¿Estás malita Esther…?” Con ese retintín que me dañaba el alma. Lo que él no sabía, es que llevaba años sufriendo síntomas que no entendía, que me hacían pensar en la locura, en el sentido de la vida.

Fue entonces, después de más de 5 años de síntomas raros, visitas al médico a cambio de “ansiolíticos” como respuesta, Psicólogos diciéndome que no me encuentran nada, y dolores infinitos que no tenían cura y me daban a entender que la vida es así, cuando me dio el gran brote… Se me paralizó medio cuerpo, mi cara se descolgó literalmente, mi ojo derecho y mis labios, parpadeaban sin ninguna orden y, diría que lo peor, psicológicamente, estaba muy hundida. Curiosamente, mi nuevo proyecto iba viento en popa y tenía más tiempo para mi familia, no entendía nada. Agoté todas las lágrimas que tenía.

Aquí empieza mi nuevo yo, la segunda parte, en Marzo de 2017 más o menos. La diferencia entre mi yo de antes y mi yo de ahora.

Después de todas las pruebas necesarias, me diagnosticaron Esclerosis Múltiple. No me creerás, pero sentí un gran alivio, por fin sabía a qué me enfrentaba.

Desde ese momento, mi vida cobra otro color,  vivo y alegre.

Cuando abro mis ojos cada mañana, muevo mi cuerpo. Si funciona todo, pasa a ser un día con menos dolor. ¡Gracias Dios! ¡Gracias vida! ¡Gracias familia!. Sólo me falta, que mi cabeza y espalda me mantengan de pie y… ¡Voilà! Otro día maravilloso que compartir con mis hijos y su sonrisa, con mi marido y su paciencia, con mi madre, hermano y sobrinos, y con mi perro y su compañía.

Mis prioridades se resumen en el párrafo anterior. Vivo el presente al máximo e intento ser lo más positiva posible. Evito el estrés, las personas y cosas tóxicas para mi mente. Hacer deporte cuando mi musculatura lo permite y la buena alimentación es clave junto a todo lo demás para ser FELIZ. La meditación también forma parte de mi nuevo yo.

Considero mi EM como una amiga. Tenemos que convivir hasta que la ciencia avance hasta encontrar su cura. Estoy segura que será dentro de poco tiempo. No nos queda otra.

Tengo mucho que agradecer a mi diagnóstico.

Mi familia es más feliz y está más unida que nunca, ¡Hasta mis hijos han mejorado una barbaridad en el cole y en seguridad en si mismos!. Mi madre está  bella, tranquila y mi hermano empieza a ver que ¡He vuelto!. Respecto a antiguos amigos… esto es otra entrada pendiente… 😁

No puedo olvidar decirte que poco a poco, voy renunciando a mi proyecto laboral. Una pena, es precioso y de vez en cuando tengo una llamada de algún cliente que no me olvida. No puedo evitar ayudar.

Por otra parte, tengo otros proyectos muy motivadores, empezando por www.amigaesclerosismultiple.com. Me encantaría ayudar a mis compis de batallas con nuestra Amiga. Que no den tantas vueltas como yo di buscando información, que sepan que no están solos. Somos muchos los que tenemos que hacer piña para que esta enfermedad de las 1000 caras se conozca más. Que nuestro gobierno nos ayude, tanto burocrática como médicamente. En fin, una fuerte ilusión por ayudar con mi día a día con la Esclerosis Múltiple.

Todo esto, es puro positivismo para enfrentarme, bueno, enfrentarnos a una enfermedad complicada del Sistema Nervioso Central, neuronal, degenerativa y, vamos, que es una faena. Ojalá tú sólo sepas de ella por leerme, no por vivirlo cerca.

Mi petición: Por favor, intenta suprimir el estrés todo lo que puedas de tu vida. Merece la pena, por ti, por los tuyos. Sonríe mucho.

Un abrazo muy fuerte y ¡Hasta pronto!

E.M.

2 respuesta a “Mi yo de antes y mi yo de ahora”

  1. Hola Esther!
    Te escribo para decirte que comparto plenamente tus opiniones yo también padezco esclerosis múltiple y estoy convencido que el estrés, han sido muy importante, si no decisivo, en la evolución de mi enfermedad.
    Llevo con ella 21 años, y estoy convencido, que ésa dedicación diaria al trabajo, ha sido muy perjudicial en mi enfermedad. Por otra parte, ella me ha ayudado a ver la vida de otra manera: vivir el día a día, practicar el deporte que puedo( natación, yoga, pilates, bici… El caso es no estar quieto y luchar contra la rigidez que se va apoderando de mí ).
    Mantener las aficiones tan diversas como (leer, escribir, dibujar , conciertos,viajar, pertenecer a varias asociaciones…) que en definitiva me mantienen vivo y sobre todo positivo.
    #quenoteparelaesclerosismúltiple

    1. Hola Alfonso,

      Muchas gracias por compartir conmigo la opinión sobre el dichoso estrés, la enfermedad real del siglo XXI.

      Comparto todo lo que me escribes. Sigue pareciendo increíble cómo el ser humano sólo reacciona cuando la marcha atrás es difícil, muy complicado. Deberíamos estar programados para valorar todas las cosas bonitas que nos regala la vida, para no prestar tanta atención a cosas, que desde otro ángulo,son pequeñas.

      ¿Llevas 21 años? ¡Un honor que me leas! Casi que mejor me enseñas todo lo que ya sabes… ☺ que no será poco.

      Tu actitud es lo que creo que nos da fuerza. Ser positivo, el estar activo dentro de lo que nos permite la musculatura, el alimentarte de libros, de música, de viajes y de buena compañía, es exactamente lo que yo también intento.

      Me anotas #quenoteparelaesclerosismúltiple lo buscaré para seguirte. Yo también estoy en redes sociales, te las dejo por si te apetece coincidir conmigo en el cibermundo ☺

      Twiter: @AMIGA_EM
      Instagram: esclerosis.multiple
      Facebook: Amiga Esclerosis Múltiple

      Te mando un abrazo y espero saber de ti pronto.

      E.M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *